Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Ir abajo

Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Caroline Dunst el Vie Abr 08, 2011 6:21 am

Martes 15 de septiembre, cuatro de la tarde.

La muchacha salió del barco con una sonrisa de oreja a oreja tras observar las payasadas que su hermano estaba haciendo en la sala común, pero apenas sus pies tocaron tierra firme su sonrisa se desvaneció y un suspiro apareció en su lugar, sabía que tanto ella como su hermano debían estar actuando la mayor parte del tiempo, pero al menos él se sentía cómodo estando en la mansión de su abuelo paterno, o al menos eso había demostrado durante todo el mes que habían pasado junto a esas asociables personas. Sus pies comenzaron a caminar sin rumbo alguno pateando una que otra piedra que encontraba a su paso sin alejarse mucho del lago, aún no conocía ni siquiera el castillo bien como para ser tan irresponsable y comenzar a aventurarse por sus terrenos pues sabía que lo único que lograría sería perderse.

Caminó lentamente con su mente absolutamente en blanco sin siquiera concentrarse en las piedrecitas que pateaba hasta que un árbol apareció frente a sus ojos, más cerca de éstos de lo que la pequeña estaría dispuesta a admitir - wow podría jurar que tú no estabas ahí ayer - comentó para si misma mientras que sus ojos se achicaban mirando de mala manera el tronco de su enemigo como si fuera a llevar una rama hasta sus ojos para terminar de sacárselos por completo. Su mirada cambió a desdén hacia la enorme planta hasta que un pensamiento algo travieso apareció en su mente, no tenía clases hasta mañana y la cena era a las ocho, así que tenía tiempo para contemplar el lugar desde las alturas, el único problema era que ya ni recordaba cómo subirse a un árbol.

Sin quedarse con las ganas de intentarlo comenzó a buscar el ángulo más fácil para comenzar a trepar hasta que lo encontró, con esfuerzo se fue sujetando de pequeñas ramas hasta que logró subir un trecho, miró hacia bajo para saber cuantos metros arriba estaba y apenas lo hizo el miedo la invadió al percatarse de que estaba demasiado alto - oh oh - de sus labios salieron dos simples sílabas al darse cuenta que un niño se acercaba y se ponía abajo de donde ella estaba mientras comenzaba a sacar fotografías a... ¿el barco? - no, no, sale de ahi... chu chu - susurró rezando para que el muchacho se fuera, pero no hubo caso. Soltó un nuevo suspiro e intento agarrar la siguiente rama para al menos llegar a un lugar del árbol donde pudiera sentarse, pero al parecer la pequeña pesaba más de lo que creía o la rama era más endeble de lo que se veía, pues no tardó en quebrarse haciendo que la niña perdiera el equilibrio - cuidado abajo - gritó a modo de advertencia pero la fuerza gravitatoria fue más rápida que ella, lo único bueno era que el joven había amortiguado su caída - Lo... lo... lo siento mucho - comenzó a disculparse parándose de inmediato para luego ayudar al pequeño sintiendo como sus mejillas se sonrojaban por la vergüenza.


Caroline Monserrath Dunst.

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos
magnificando los buenos, y gracias a ese artificio,
logramos sobrellevar el pasado." G.G.M.
avatar
Caroline Dunst
PREFECTO/A DE DURMSTRANG
PREFECTO/A DE DURMSTRANG

Mensajes : 176
Puntos de Canje : 39612
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Phillipe Stebbins el Vie Abr 08, 2011 3:12 pm

Lo único malo de los días Martes era que Emily solía salir con sus compañeras de clase a dar paseos y me dejaba de lado. A decir verdad no me sentía desplazado, pues pasaba la mayor parte del día con ella, pero justo ese día no tenia ánimos de separarme de ella. Hacía ya una semana que me había declarado y la reacción de Emily, en un principio fue mejor de lo que esperaba, pero con el tiempo sentía como si todo siguiera igual, como si ya hubiera ignorado nuestra conversación, como si nada pasara. ¿Cómo le costaba tanto entender lo que sentía por ella? No podía ser más claro, ¿o si?.

Envuelto en mis pensamientos cogí un libro y comencé a ojearlo sin ponerle mucha atención al contenido. Me sentía inquieto, y la única forma de liberar esa inquietud era en contacto con la naturaleza, por lo que cogí el libro con la intención de salir a leerlo fuera, pero antes de dejar mi habitación mi mirada se cruzó con "ella", la única que me hacía sentir tan bien como Emy cuando la tenía entre mis manos; Mi Cámara Fotográfica. Hacía días que no la sacaba a pasear, sería buen momento para pasar tiempo con ella y recompensar todo el tiempo perdido o el tiempo que había pasado con Emy en vez de con ella. La cogí entre mis brazos y entrelacé el cordel a mi cuello para dejarla colgando desde mi hombro.

Mis pasos me sacaron de las bodegas. Crucé las mazmorras y salí por la puerta trasera, llevándome hasta el lago. Ese era un interesante lugar para fotografiar. Más ahora que ese inmenso barco sobrevolaba el lago. Recorrí el lugar con la mirada y alcé mi vista hasta el cielo. Estaba nublado, pero el ambiente era bastante acogedor, sobre todo teniendo en cuenta que el otoño se acercaba rápido, y así lo denotaban las diversas hojas secas, cafés, amarillas y anaranjadas que cubría el rededor del lago. Suspiré con fuerza y tomé mi cámara entre mis manos. La alcé hasta mi ojos y giré el lente para enfocar mejor mi objetivo: El Barco de Durmstrang. Las fotos salieron solas y el reflejo del barco sobre la superficie del agua era tan perfecto como el barco mismo. De hecho en una de mis ultimas tomas la armonía y igualdad de ambos se hizo única y perfecta. Como si el mismo barco estuviera postrado a sus pies y de cabeza, demostrando lo que solo Durmstrang podía demostrar; superioridad.

Sonreí satisfecho y me apoyé en el árbol más próximo para comenzar a repasar las imagines que había capturado, pero un estruendo me hizo sobresaltar, apartándome del árbol y soltando la cámara, la cual quedó colgando sujeta del cordel en mi cuello. Un grito, de una niña fue lo que me alertó y en el corto lapsus de tiempo que siguió alcancé a alzar el rostro con la intención de ver quien era la persona que gritaba. - ¿Qué carajo...? - mis palabras se vieron entrecortadas al sentir todo el peso de otra persona sobre mi espalda. Caí al suelo por el impacto resguardando entre mis brazos mi cámara fotográfica para que no se dañara. Mi mirada se alzó iracunda hasta la culpable de aquel tropiezo, más no pude sostener el ceño fruncido al ver como de inmediato se disculpaba.

- Siempre me habían dicho que algún día se me caería el cielo encima por ser tan pesado, pero nunca pensé que sería tan literalmente, ouch... -
me quejé sobando mi nuca a ojos cerrados y girando mi cuello para darle movilidad a los músculos de esa zona que parecían acalambrados. Me puse de pie sin coger su mano, no necesitaba de su ayuda para ponerme de pie, y aunque la necesitara no la cogería. - ¿Qué hacías allí arriba? - pregunté enmarcando una perfecta ceja mientras alzaba mis azules ojos hasta la copa del árbol. Aquella escena me hizo recordar el día en que conocía a Emily, pero a diferencia de esa ocasión no había una manzana en el árbol, de hecho no había nada en ese viejo y gastado árbol. Aún así, solo recordar esa escena de mi vida logró sacar una sonrisa de mis labios. - Phillipe Stebbins - me presenté estirando mi mano para estrechar la de la muchacha. - Si quieres, puedo enseñarte a trepar un árbol sin caer, no es tan difícil, solo necesitas practica - le sugerí a la chica que se veía bastante más mayor que yo. De seguro no aceptaría mi ayuda, de hecho me sentí algo avergonzado en el momento pues era una ocurrencia muy infantil. Carraspeé. - ¿Te encuentras bien? - terminé por preguntar negando con la cabeza al instante. ¿Cómo podía ser tan poco sutil? Ya hasta me había presentado y aún no le había preguntado si le había pasado algo, aunque la rubia se completa.



Spoiler:
avatar
Phillipe Stebbins
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF

Mensajes : 95
Puntos de Canje : 37635
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Localización : En las bodegas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Caroline Dunst el Sáb Abr 09, 2011 7:36 am

La muchacha le tendió su mano para que se pusiera de pie tratando de compensar el accidente por el que había tenido que pasar a causa de su torpeza, sin embargo el chico fotógrafo la ignoró por completo provocando que la pequeña se sintiera más culpable aún pensando en cuánto complicaría su existencia lo estúpida que había sido al pensar que podría subir ese árbol sin un poco de ayuda. Sus ojos se fueron directo a los movimientos que estaba haciendo el castaño a causa del impacto mientras pensaba que cualquier improperio que saliera de su boca se lo tenía bien merecido, sólo esperaba que no se prolongaran en el tiempo, a Caro no le gustaba pelear con la gente y mucho menos que la odiaran, pero sabía que sería un milagro si aquel joven le dirigía una palabra amigable mientras durara su estadía en ese colegio - yo sólo... quería saber si podía... Lo siento, no tengo una respuesta coherente - sus mejillas comenzaron a sonrojarse más de lo que ya estaban al mismo tiempo que su mirada se iba al suelo esperando que el inglés explotara y comenzara a insultarla.

Su cabeza se mantuvo gacha por unos segundos, pero finalmente levantó su mentón para mirar por primera vez el rostro del pequeño notando que sus profundos ojos azules no estaban tan enfadados como había pensado - Oh, yo... Caroline - estrechó su mano algo atónita al ser participe de una reacción totalmente distinta a la que se esperaba - Caroline, Caroline Dunst - las palabras salieron algo rápidas de su boca mientras cerraba un poco los ojos soltando un suspiro, parecía que hasta su nombre se le había olvidado ante el alivio que había experimentado al no ser tratada de mala forma. Sus manos se soltaron y una sonrisa apareció en su rostro ya más relajado ante la sugerencia de Phillipe - ¿Qué no es difícil? Si me hubieses dicho lo mismo hace ocho años te hubiese creído - su sonrisa se desvaneció poco a poco para dar paso a una mueca de duda en sus labios mientras observaba el alto árbol - ahora realmente no estoy tan segura, pero gracias por ofrecerte - sus últimas palabras salieron algo dudosas de sus labios pues no sabía si el chico de verdad se estaba ofreciendo ayudarla o sólo había bromeado.

Su mirada lentamente bajo de la copa del árbol hasta el rostro del muchacho nuevamente percatándose ahora de la cámara fotográfica que colgaba de su cuello captando apenas la pregunta que le había hecho - ¡Oh! Sí, sí, gracias a tí... creo que te llevaste la peor parte - comento bajito mientras sus hombros se encogían culpables, su frente se arrugaba y sus dientes mordían su labio inferior en señal de preocupación - ¿Y tú estás bien? ¿Tu cámara? Si le pasó algo... la pagaré, lo prometo - sus ojos miraron directamente los de él para demostrarle que hablaba en serio, era lo mínimo que podía hacer.




Caroline Monserrath Dunst.

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos
magnificando los buenos, y gracias a ese artificio,
logramos sobrellevar el pasado." G.G.M.
avatar
Caroline Dunst
PREFECTO/A DE DURMSTRANG
PREFECTO/A DE DURMSTRANG

Mensajes : 176
Puntos de Canje : 39612
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Phillipe Stebbins el Sáb Mayo 07, 2011 6:13 am

Observé como la rubia alzaba la mirada hasta la copa del árbol, como de el Everest se tratara. La notaba intimidada y temerosa, como si árbol fuera en algún momento a caerle encima. Me aproximé hasta la corteza de éste y lo palmeé con mi mano, para luego deslizarla por su rugosa textura, y volteé mi rostro nuevamente hasta la chica sin apartar la palma de mi mano de la corteza. - Si no domas la naturaleza, ella te domará a ti, Caroline - dije haciendo alusión a su nombre, el cual acababa de decirme hace unos instantes.

Comenzó a preguntarme por mi estado fisico y el de mi cámara pero no le hice mucho caso, estaba concentrado en el aquel árbol que a cada momento que lo observaba me tentaba a escalar, a volver a sentirme como el pequeño Phil que se montaba de árbol en árbol para sacar manzanas. - Si, si... todo bien, no te preocupes - dije alzando balanceando mi brazo como haciéndola callar, como si me desconcentrara mientras pensaba. Capturé mi labio inferior y sonreí. Volví al vista hasta Caroline y luego hasta el árbol nuevamente de forma alternada. Di un salto para aferrarme a una de las ramas más proximas al suelo y me balanceé aferrado a ella con ambas piernas. El impulso logró que mi cuerpo se elevara a tal punto que rodeé la rama y quedé de estomago sobre ella. Mis pies quedaron colgando, y los recogí para poder pararme sobre dicha rama. Así busque el camino más sencillo para poder trepar por el árbol hasta llegar a donde no hubiera de donde sujetarse. - Wouh... - aluciné al ver aquel paisaje abrumador desde esas alturas. Cogí mi camara y traté de capturar el paisaje que me rodeaba apoyado del árbol para evitar caer. No sería mala idea pintar luego aquella fotografia y agrandar la imagen.

Una vez capturé la foto que deseaba observé el árbol en sí, pues no solo la vista lejana era lo esencial en él, sino tambien sus frutos. Manzanas, muchas manzanas había en lo más alto del árbol, rojas y brillantes, como si fueran echas por los mismos dioses. ¿Cómo enfadarse con un árbol con esos frutos? No, ése árbol de seguro era un buen árbol, y si había querido que conociera a Caroline debía tener alguna razón, nada sucede en ésta vida porque si. - ¡¿Alguna vez...?! - grité para que Caroline me escuchara - ¿Has leído a Paulo Coelho? - pregunté retirando una de las manzanas. - Es un escritor, latinoamericano - aclaré, pues además de vivir en el otro continente era un escritor muy antiguo, de la generación de mis padres, ése par de Hippies siempre solía leer ésa clase de libros, y debía reconocer que no eran tan malos. - Él decía que "Dios juzga al árbol por sus frutos, y no por sus raíces." - sonreí a Caroline mientras dejaba caer la roja manzana para que la probara. - Y éste pequeño tiene muy buenos frutos - añadí sentandome sobre la rama y alzando mi amplia sonrisa nuevamente hasta el horizonte mientras columpiaba mis piernas.



Spoiler:
avatar
Phillipe Stebbins
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF

Mensajes : 95
Puntos de Canje : 37635
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Localización : En las bodegas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Caroline Dunst el Sáb Mayo 07, 2011 6:34 am

La forma en la que el muchacho le aclaró de que todo estaba bien provocó que la muchacha se tranquilizara considerablemente, realmente no le gustaba molestar a las personas y mucho menos causarle contratiempos como lo estaba haciendo ahora con el joven Phillipe. Abrió sus labios para poder mantener conversación, pero de inmediato el muchacho saltó hacia una rama del árbol aferrándose a él como si fuera lo más fácil del mundo, la mirada de la pequeña rubia se quedó completamente prendada de la anatomía del hufflepuff provocando que sus labios comenzaran a abrirse por la sorpresa mientras observaba como - con un pequeño balanceo - provocó que su cuerpo prácticamente rodara por la rama quedando de guata sobre ella en una posición más segura - ¿Cómo has... ? - susurró olvidándose que a esa altura el muchacho ya no podía escucharla, llevó ambas de sus manos hacia su boca formando un círculo sobre ella para amplificar el sonido y así el muchacho pudiera escucharla, sin embargo su posición quedó petrificada al ver cómo el castaño recogía sus piernas y se paraba en la rama sin temor alguno - Vaya mono estás hecho - volvió a murmurar totalmente sorprendida por la destreza del muchacho.

Sus ojos se quedaron totalmente prendados en el cuerpo del rubio mientras éste tomaba fotos extasiado, una ligera sonrisa se posó en el rostro de la muchacha al percatarse de la fascinación de Phillipe. Soltó un ligero suspiro mientras observaba todo el árbol tratando de pensar en cómo llegar a la altura en la que él se encontraba, pero no encontró forma alguna. Algo frustrada se sentó en el suelo cruzándose de piernas como una verdadera hippie con su vista siempre hacia el monito que acababa de conocer y su expresión - que hasta el momento era serena - se tornó pensativa y entusiasmada ante la pregunta que le realizó el ojiazul mientras le arrojaba la manzana - ¿Paulo Cohelo? ¡Claro! Pensé que era la única que tenía una fascinación con las cosas en castellano - gritó para que el chico pudiera escucharla tratando de agarrar dicha fruta sin darse cuenta de lo colorada que se habían puesto sus mejillas ante el acto que había hecho Phill, sabía que era sólo una manzana, pero la pequeña no podía evitar sonrojarse por todo, además que el acto sumado a la frase le daba una connotación especial... ¿o no? - hay muchas frases de ese hombre que me llegan de forma profunda, aunque si me haces elegir entre los escritores latinoamericanos me quedo con Isabel Allende, es mi favorita - volvió a gritar con su notorio acento ruso esbozando una sonrisa.

Lentamente la sonrisa de la muchacha se desvaneció y frunció su ceño ligeramente ¿por qué Phillipe le gritaba desde arriba en vez de bajar y conversar a su lado? Al principio a la pequeña no le hubiese importado si el muchacho seguía su camino, pero ahora las ganas de conocerlo habían crecido en su interior y si tenía la oportunidad para comenzar amistades en ese colegio no las dejaría pasar tan fácilmente - ¡Ey! ¿Por qué no bajas? No me gusta gritar - su comentario se complementó con su labio superior mordiendo el inferior entre una mezcla de "perdón por molestarte" y "por favor, sería de gran ayuda para nuestro diálogo si bajaras".



Caroline Monserrath Dunst.

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos
magnificando los buenos, y gracias a ese artificio,
logramos sobrellevar el pasado." G.G.M.
avatar
Caroline Dunst
PREFECTO/A DE DURMSTRANG
PREFECTO/A DE DURMSTRANG

Mensajes : 176
Puntos de Canje : 39612
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Phillipe Stebbins el Sáb Mayo 07, 2011 7:06 am

Sorpresas te da la vida y yo, al parecer, más de una me llevaría ésa tarde. La primera fue cuando Caroline anunció que efectivamente conocía a Paulo Coelho, pero más grande fue mi sorpresa al escucharle decir que había elido su libro en castellano. - Vaya... yo solo he leído sus libros traducidos al ingles, no sé leer ni hablar español - murmuré arqueando una ceja ante las palabras de la muchacha que nuevamente me sorprendía con sus conocimientos. - Ni idea quien es Allende - me encogí de hombros la observé en suelo, sentada a pies cruzados, entregándole una amplia sonrisa.

Al final, su último comentario me hizo reír - ¿Y por qué mejor no subes tu? No me gusta sentarme sobre el césped - mentí con una burlona sonrisa en mis labios. Me incorporé nuevamente y me di la vuelta, tratando de bajar del árbol, no sin antes coger también una manzana para mi. Descendí de forma rápida y una vez mis pies tocaron tierra limpié la manzana contra mi túnica y le dí un mordisco. Tal como esperaba estaba jugosa y dulce. Volteé para ver a la chica y me dejé caer a su lado sobre el césped. - Tu dirás, ¿para qué me necesitabas? - pregunté solo para fastidiarla un poco. Era obvio que como nueva en el colegio solo buscaba conocer gente, pero sería divertido hacerla sonrojar un poco más de lo que ya estaba. Si, su rubor no me había pasado desapercibido. Era una chica extraña, a simple vista parecería que fuera más tímida de lo que es, pero por otro lado tenía el valor de tratar de buscar la forma de conocer nuevas personas, algo que a mi no se me daba muy bien, a no ser que fuera obviamente dentro de mi sala común donde conocía a prácticamente todo el mundo.

- Es broma, Caroline -
dije tomando su mano al notar su reacción. - Mejor cuéntame... - retiré mi mano de la suya para que no pudiera sentir acosada por mi tacto prematuro y le di un nuevo mordisco a la manzana - ¿En qué año vas? ¿Cómo llevas todo lo de Durmstrang? - pregunté con curiosidad más que nada para entablar conversación y obviamente con la segunda intensión de obtener algo de información aparentemente desinteresada. El uniforme de Durmstrang se veía bien, pero no había como el de Hufflepuff, siempre me había gustado.



Spoiler:
avatar
Phillipe Stebbins
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF

Mensajes : 95
Puntos de Canje : 37635
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Localización : En las bodegas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Caroline Dunst el Lun Mayo 09, 2011 1:01 pm

Arqueó una ceja cuando Phill le confesó que había leído los libros traducidos, al parecer la pequeña seguía siendo la única que poseía una fascinación por el habla hispana, de hecho le había rogado a sus padres que les contratara un profesor para poder aprender mejor la lengua cuando a penas tenía diez años, ahora era toda una experta en el idioma - Oh - murmuró bajito sin la intención de que el muchacho se percatara de aquel sonido, se encogió levemente de hombros y volvió a posar una sonrisa en su rostro, la misma que estaba allí desde hacía un año, sin presentar una verdadera emoción, pero tampoco totalmente indiferente.

Con los ojos algo brillantes y una sonrisa más extendida observó cómo el muchacho se preparaba para bajar del árbol, no sin antes sacar una mazana para él. De forma instantánea su mirada se posó en su manzana que aún no tenía una mordida, no le apetecía comer, por lo general era una muchacha que se devoraba todo lo que le pusieran por delante, pero las manzanas siempre las reservaba para su hermano, era la fruta favorita de Stefan y no podía evitar guardarle una cada vez que las tenía a su alcance, por otro lado la pequeña estaba algo nerviosa así que comer sólo complicaría las cosas, o al menos eso creía.
Levantó su mirada de golpe abriendo sus ojos lo más que pudo mientras sentía como el rubor volvía a ser parte de sus mejillas, dejándolas más rosadas de lo que ya estaban, cuando escuchó la pregunta de Phillipe - ¿Yo?... este... para... ¿mmm? - La pequeña estaba nerviosa, era un hecho, era realmente irónico verla en esa situación, pues hace sólo un año le hubiese dado una respuesta espectacularmente sarcástica al pequeño monito para dejarle en claro que aunque fuera un desconocido no podía evitar bromear con el fin de lograr reír un buen rato aunque fuera a costa de él, pero ahora no había tiempo para bromas en su vida, o al meno no de forma constante. - Oh - suspiró aliviada cuando le aseguró que estaba bromeando, por una extraña razón no quería arruinar las cosas con Phill u otra persona agradable con la cual conversar.

Las mejillas de Caroline en vez de bajar su rubor se pusieron más rojas ante el inofensivo acto de Phill y como si la quemara retiró su mano al mismo tiempo en el que el muchacho lo hacía así que no podíamos decir con certeza que Phill se hubiese percatado de la reacción de la pequeña - Eh, en sexto - comentó para comenzar a responder - en cuando a mi colegio... - de forma inmediata las pocas imágenes que recordaba del ataque vinieron a su rosto seguidas por las del accidente provocando que soltara la manzana y se llevara las manos a su cabeza que se movía en señal de negación - Lo siento - dijo una vez se recuperó - no es de algo que quiera hablar - susurró para luego soltar un enorme suspiro y mirar al muchacho directamente a los ojos para intentar esbozar una nueva sonrisa - ¿y qué hay de tí?, ¿en qué curso vas? - comentó tratando de simular su interés por desviar el tema.


Caroline Monserrath Dunst.

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos
magnificando los buenos, y gracias a ese artificio,
logramos sobrellevar el pasado." G.G.M.
avatar
Caroline Dunst
PREFECTO/A DE DURMSTRANG
PREFECTO/A DE DURMSTRANG

Mensajes : 176
Puntos de Canje : 39612
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Phillipe Stebbins el Jue Mayo 19, 2011 6:45 pm

- Aham... eres un año mayor - asentí pensativo ante sus palabras. Viniendo de Durmstrang se seguro se trataba de una chica sangre limpia, en ése colegio abundaban los sangre pura y los pocos mestizo o hijos muggles del colegio fueron asesinado el año pasado en dicho ataque al instituto.

Su reacción logró que me echara hacia atrás. Dejé caer la manzana sobre el césped y aferré mis dedos en los mismos, arrancando incluso algunos. - ¿Estás bien? - pregunté notoriamente preocupante ante lo poco convencional de su reacción. Sin embargo su sonrisa logró tranquilizarme a momentos, aunque ésta se desvaneció rápidamente. Una clara sonrisa fingida, ya muchas veces me había tocado toparme con ellas, sobre todo con personas que no soportaban tenerme a su lado, por simple hecho de ser hijo de muggles.

No supe muy bien qué posición tomar. De seguro Caroline, como todos los alumnos de Durmstrang habían sufrido una experiencia demasiado traumatica en aquel ataque al instituto Noruego. Quizás sería mejor olvidarme de conseguir información al respecto y ayudarla a olvidar. La directora McGonagall ya nos lo había advertido; debemos hacer que los invitados se sientan como en casa y ser lo más acogedores posibles con ellos.

Una buena forma de hacerle olvidar sería responder a sus preguntas y ver hasta donde nos llegaba. - Pues... - cogí mi manzana, la cual quedó llena de tierra e incomestible. - Yo voy en Quinto año, soy de... - señalé mi uniforme con cierto orgullo. - Hufflepuff, la casa de los nobles - arqueé una ceja divertido. ¿Qué tan cierto era eso? Aveces no estaba completamente seguro, pues en Hufflepuff se veía de todo. - También yo... - mis palabras se vieron interrumpidas cuando comenzaba a explayarme. No fue por la aparición de un tercero, o por algún cambio de horario, sino porque el suelo comenzó a vibrar levemente; un temblor.

Alcé mi rostro y miré a Caroline para luego centrarme en el movimiento de las piedras que brincaban sobre el césped. Fue corto, pero el piso se movió de forma constante y pareja. Una vez se detuvo me acerqué hasta puse de pie de un salto. - ¿Sentiste eso, Caroline? - pregunté a la chica mientras veía como algunos alumnos de Durmstrang salían del barco, de seguro dentro lo habían sentido más fuerte que al aire libre.



Spoiler:
avatar
Phillipe Stebbins
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF
PREFECTO/A DE HUFFLEPUFF

Mensajes : 95
Puntos de Canje : 37635
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Localización : En las bodegas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Árboles asesinos *malmira* [Phillipito]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.