When you have nothing left to lose... Life is more easy.

Ir abajo

When you have nothing left to lose... Life is more easy.

Mensaje por Loreley K. Nottingham el Mar Abr 26, 2011 5:11 pm


avatar
Loreley K. Nottingham
BEAUXBATONS
BEAUXBATONS

Mensajes : 35
Puntos de Canje : 41701
Fecha de inscripción : 28/03/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When you have nothing left to lose... Life is more easy.

Mensaje por Loreley K. Nottingham el Mar Abr 26, 2011 5:19 pm

Lunes, 23 de octubre. 10:15 p.m.

Querido Diario,

Pasó una semana de mi cumpleaños. Fue perfecto he de admitir, bastante perfecto para mi gusto, o tal vez es lo que mi cabeza me obligó a creer. Ocho años. Sí, Amanda y yo cumplimos ocho años. Desde que nacimos festejamos juntas, pero que no hacemos juntas? Ella es mi mejor amiga, y la verdad no se que haría sin ella. Se que suena extraño decir que me siento su hermana mayor con la obligación de protegerla cuando solo soy cinco minutos más grande, pero no puedo evitarlo es algo que me nace desde lo más profundo. Espero siempre estemos juntas, realmente lo espero.

Como decía, fue mi cumpleaños y de las muchas cosas que mi madre pudo darme, lo que me entregó fue un pequeño paquete que contenía un cuaderno rosa pastel con puras hojas en blanco. Me quedé boquiabierta mirando el hermoso cuaderno que contenía un extraño pero exquisito aroma a rosas. En qué estaba pensando mi madre? Yo no había pedido esto. Pero cuando le miré, cuando vi esos sinceros y maternales ojos azul cielo me di cuenta que tenía que callarme y aceptarlo como una buena y agradecida hija.

Espero te guste, lo elegí especialmente para ti cariño.” Me limité a sonreír y a abrazarla con un “Es perfecto.” Ella me devolvió el abrazo y pude sentir lo aliviada y feliz que se sentía por el hecho de que no hice un berrinche típico de una niña de mi edad. Supongo que es cierto cuando mi abuela dice “Demasiado madura para ser una pequeña niña”. Por más que no le pregunté, mi madre me dijo que este cuaderno no era como cualquier otro, este era un diario y quería que yo volcara mis pensamientos, mis recuerdos, toda mi vida en él. No se que tanto puede escribir alguien como yo, pero por ella lo haría… es más, lo estoy haciendo ahora mismo, o intentándolo. Me pregunto si podré llenar cada una de estas páginas.

Ohh no, es muy tarde. Puedo oír los pasos de mi abuelo en los pasillos, de seguro viene a controlar que ya esté dormida. Lo siento diario pero tendré que dejarlo aquí, demasiados regaños tuve en la semana.


Miércoles, 1 de noviembre. 2:00 p.m.

Querido Diario,

Ohh cielos…Miro la fecha en la que escribí por primera vez en tus paginas y me doy cuenta que te dejé abandonado varios días. De seguro te habrás estado preguntado que estuve haciendo y la verdad es que no mucho.

No me gustan las malas noticias y menos me gustan darlas pero me temo que a ti debo decirte todo porque sino… a quién se las diría? Bueno, lo que sucedió es que mamá volvió a enfermar. Tu no lo sabias así que te lo explico. Mamá no está bien y tiempo atrás visitó mucho el hospital, ella tenía una clase de enfermedad que no quisieron decirme como se llamaba. A veces pienso que los adultos subestiman demasiado a los niños.

Por mi propia cuenta investigué que era lo que ella tenía y llegué a la conclusión de que era cáncer. No me atreví a leer cuales eran las consecuencias de esa enfermedad, si mi madre no quiso hablar de eso es porque nada bueno venía de la mano del cáncer.

Como sea, volvió a enfermar, y eso que nos dice? Los médicos se equivocaron, ella no estaba recuperada. Mi madre optó por quedarse en casa, no quiere saber nada de hospitales, y la verdad no la culpo. No se como debe ser pasar por lo que ella está pasando pero le he visto sufrir por los tratamientos y ese dolor no se compara con otro que haya tenido. Tiene una enfermera a domicilio, y por supuesto a mí. Me encargo de cuidarla cuando tengo mis tiempos libres, de asegurarme que esté bien pues no quiero que le falte nada y menos que se sienta sola.

Ella no deja de decirme que no esté triste. No se porqué lo dice, no estoy triste, se que ella se va a recuperar. Pero posiblemente ve algo en mi, algo que yo no veo. No se lo dije pero a ti sí… Tengo miedo.



Miércoles, 1 de noviembre. 2:40 pm

Lo siento, tuve que dejar de escribir porque surgió un imprevisto. Nada relevante.

Mi hermana dice que deje de preocuparme, que mamá ya tiene quien la cuide pero no le presto atención. Amanda no tiene esta relación estrecha que tengo con mamá, nunca la tuvo y no se porqué. Pero no hablemos de ella, que es mami quien está en mi mente. Dime diario, tu crees que ella se recuperará? Yo no pierdo la fe. Se que me ama y prometió estar conmigo siempre y hasta el momento sus promesas se han cumplido así que no hay motivos para no creer….

Me quedé pensando, está mal que le pregunte más sobre esto? La curiosidad me mata, pero no leeré los libros de medicina, quiero que ella me diga que sucederá. Ayy no se, Esperaré una semana más y luego vemos.

Algo sucedió, algo nuevo. Debo dejarte, pero te mantendré al tanto. Lo prometo.



Sábado, 4 de noviembre. 9:45 pm

Querido Diario,

Hace pocos días te prometí mantenerte al tanto, y aquí estoy para cumplir con lo prometido. Ya ves, esta vez no me demoré mucho, creo que le estoy agarrando el gusto a esto de escribir. Me pregunté por qué mamá no le obsequió a Amanda un diario como a mi, y creí que nunca encontraría la respuesta pero fue muy sencillo. Somos dos gotas de agua pero en el interior, en lo más profundo, somos dos personas muy distintas. Ella lo sabe. Ambas buscamos caminos diferentes, y por más que odio pensar en esto siento que los encontraremos.

Estuvieron a punto de llevar a mamá al hospital, pero ella se negó a hacer tal cosa. No se porque se resiste. A mi tampoco me gustan los médicos, y menos los hospitales que me resultan tan tristes, pero creo que es como dice su enfermera, allí hay personas capacitadas y la pueden ayudar. Yo no la presiono, pero no puede evitarlo, la curiosidad al final terminó por ganarme y tuve que preguntar.

Ayy no te va a gustar esto diario, a mi no me agradó. Mamá dijo que debo dejarla, que viva más. Siento como se odia a si misma por retenerme pero yo lo hago con gusto. Se enojó conmigo y yo con ella. Tristemente discutimos pero el amor que nos tenemos es más fuerte y nos perdonamos. Me costó mucho sacarle la verdad pero al final me dijo lo que ocultaba…

No se si escribirlo. No me va a gustar leerlo. No, no me gusta… NO HAY CURA. Puedes creerlo? Me niego a creerlo! Me niego rotundamente a que sea cierto. Siempre hay cura, tiene que haber una. Me prometí a mi misma buscarla y a no descansar hasta tenerla en mis manos. Le demostraré que no hay razón alguna para rendirse, porque por más que no lo dijo, sus ojos la delataron. Vi cansancio en ellos, y sabemos lo que uno hace cuando esta cansado…

Le dije que no se rindiera. Yo no lo voy a hacer. Sabes, por más que mi fe sigue intacta el miedo también sigue a su lado. Desde que hable con ella y la vi postrada en su cama, no dejo de pensar que hay una posibilidad de que se duerma y no despierte nunca más. Le he preguntado a mi padrastro si él la reviviría con un beso así como el príncipe azul hizo con la bella durmiente, pero él no respondió, solo se quedó mirándome con los ojos brillosos. Tal vez no debí haber hecho esa pregunta, que conste que no fue mal intencionada. Él me abrazó y me sentí tan contenida, y creo que él también se sintió así.

Otra vez me pasé de la hora permitida para leer, o en mi caso para escribir. Será mejor que apague la luz antes que me descubran. Hasta pronto diario, gracias por simplemente oír.


avatar
Loreley K. Nottingham
BEAUXBATONS
BEAUXBATONS

Mensajes : 35
Puntos de Canje : 41701
Fecha de inscripción : 28/03/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.