Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Ir abajo

Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Sophie de Valois el Miér Abr 27, 2011 4:58 pm

Primera semana de Octubre, día Jueves por la tarde.

Podría decirse que mi vida estaba completamente bien, estaba compartiendo colegio con mi gemelo, algo que era perfecto para mi, también estaba con mis amigas, por suerte ninguna había muerto, algo que era obvio al ser la mayoría hijas o hermanas de neo-mortifagos, por lo que habían sido intocables en la batalla a Beaux. A parte de todo eso estaba teniendo perfectas calificaciones, como solía ser siempre desde que tenía memoria. En fin, todo iba bien, o eso era lo que todos creían y lo que yo aparentaba. La verdad era que me estaba volviendo loca en ese maldito colegio, rodeada de un montón de chicos con sus hormonas revolucionadas que en lo único que pensaban era en fiestas, ligues, y en la pareja que llevarían para el baile que se aproximaba. Eran ¿Cómo decirlo? Enfermizos, si, esa era la palabra. Yo en cambio tenía otras cosas en mente, asuntos mucho más importantes que esos, como una batalla, una que en cualquier momento llegaría a Hogwarts y sería tan destructiva como la pasada a los colegios que ahora no eran más que ruinas.

Pensaba en todo ello y en lo mucho que extrañaba mi tranquilo y perfecto colegio mientras estaba en las clases sin prestarle ni la menor atención al profesor deseando con desesperación que la semana pasara pronto, pero apenas comenzaba. Mi mañana estaba pasando sin nada interesante aunque…¿Qué cosa podía haber interesante en este lugar? Se me ocurrió un nombre, pero en cuanto comencé a verlo en mi recuerdo, deseché ese pensamiento. Aparte de él, nada, lo único más gracioso que me había ocurrido desde que había bajado al desayuno era el momento en que un ingenuo chico de Gryffindor se me acercó para decirme lo hermosa que era, pensando que por el hecho de ser guapo, me iba a agradar su alago y al final lo único que recibió fue una humillación pública frente a sus amigos y aquellos que no le agradaban. No era nada raro en mi eso de dejar en claro la diferencia que había entre ellos y yo y que los halagos no eran más que estupideces que solo las niñas bobas como la mayoría de chicas en este colegio aceptaba. No negaré que a veces había sus excepciones en que me decían cosas que lograban descolocarme y malditamente me ponían nerviosa, pero eso solo lo lograban unos pocos y muy rara vez.

Por fin acabaron las clases y fui en busca de mi hermano a su sala común, la cual obviamente yo sabía dónde estaba, pero solo me había encontrado con la sorpresa de que no estaba y ni siquiera me sorprendí. A Jean ya se le había hecho costumbre el pasar tiempo con su nuevo amiguito y pasar de mi, algo que me tenía con los nervios de punta. Podía soportar el tener lejos a medio mundo, pero no a mi mellizo, y solo por ese motivo sabía que su nuevo amigo no me agradaría, ni ahora ni nunca. Jamás le perdonaría a ese desconocido el quitarme mi tiempo con Jean. Extrañaba a mi hermano que a fin de cuentas, era por lo único que había soportado entrar a este colegio. ¿Qué caso tenía estar en un lugar que no me gustaba si Jean ahora se divertía con otra persona y a mí me dejaba de lado? – Te estás ganando mi odio incluso sin conocernos aún – murmuré entre dientes mientras apretaba los puños con fuerza y miraba furiosa hacia el barco de Durmstrang al que ahora veía a la perfección ya que sin darme cuenta había llegado al lago.

Suspiré con algo de frustración, odiaba sentirme así, no era propio de mí dejarme llevar por cosas tan insignificantes como las nuevas amistades de uno de mis hermanos, pero esta situación podía conmigo. Caminé hasta el borde del lago que daba con el bosque y me senté sobre la rama de un árbol mientras comenzaba a lanzar piedras al agua y pensaba en una forma de acabar con esto, porque no pensaba dejar que un desconocido alejara a mi hermano de mi. El problema es que se estaban convirtiendo en muy buenos amigos, podía sentirlo gracias a la conexión que había entre Jean y yo, se estaban haciendo cada vez más cercanos y odiaba eso, lo odiaba de verdad.



Última edición por Sophie de Valois el Mar Mayo 17, 2011 7:59 am, editado 1 vez
avatar
Sophie de Valois
BEAUXBATONS
BEAUXBATONS

Mensajes : 205
Puntos de Canje : 39758
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Stefan V. Dunst el Jue Abr 28, 2011 8:16 am

Apenas me podía creer que estuviera congeniando tan bien con Jean, no es que él fuera muy diferente a mí, era sólo que después de la muerte de Cristián jamás pensé que podría tener una conexión así con el aguien, me gustaba, no lo podía negar, pero a al vez le temía, en estos últimos meses había perdido tanta gente que seguirme encariñando para volver a despertar solo no era algo que me alegrara mucho hacer, de hecho aún seguía teniendo pesadillas con el accidente y con mucha más frecuencia ahora que en tan sólo unos días se cumpliría un año desde que paso. El comentario de Jean provocó que mis pensamientos se alejaran y el presente volviera a mí como una ducha de agua fría recordándome que estábamos caminando sin rumbo alguno por los pasillos del castillo - ¿Quieres ir a conocer el barco? - le pregunté con mi típico acento ruso recargado en la letra "r" mostrando mi entusiasmado para ponerle algo de emoción a la tarde, sabía que lo odiarían en él, pero esperaba poder manejar la situación, o en su defecto, que no anduvieran muchos Durmstrang deambulando - ¡Es genial! Espérate a que sea verano para poder lanzarnos en picada al agua - comenté con los ojos brillantes, amaba nadar y mucho más practicar buenos trucos mientras descendía del barco hacia el agua, podíamos decir con toda certeza que habían varios metros de distancia entre uno y otro, así que tenía tiempo suficiente para hacer una voltereta por lo menos.

Con paso decidido luego de que Jean aceptara comenzamos a caminar hacia la salida del castillo para luego dirigirnos hacia el barco mientras que conversábamos de temas triviales, era verdad que nuestra relación se estaba volviendo cada vez más cercana, sin embargo no sabíamos mucho del otro en cuanto a familia y esas cosas, de hecho él aún no conocía a Caro y yo no tenía ni la más remota si es que tenía más hermano o si estos estaban en Hogwarts, nuestra amistad era algo más llevado al momento, al contarnos el día a día, hacer travesuras, tirar una que otra broma, mirar a una que otra chica, con respeto por su puesto, y sobre todo admirar a Molls, aunque en este punto no sé que tan cercanos éramos, habían veces en los que pensaba que Jean se ponía celoso de mi relación con la pelirroja, a pesar de que le había dejado más que claro, en demasiadas oportunidades, que sólo era de amistad, ver a mi payasita con deseo, amor, morbo, o cualquier otra cosa relacionada con la vida de pareja en general, no me cabía en la cabeza, sería como involucrarme con Caro ¡Una aberración! Sin embargo no sabía si el raven me creía cuando le juraba que no tenía intenciones de otro tipo con la huffle, era comprensible, pues nos conocíamos hace poco, más adelante se daría cuenta que yo podía ser muchas cosas, pero ser mentiroso no estaba entre mis ideales de vida, así como tampoco lo era la inconsecuencia, estaba seguro que el muchacho pronto se daría cuenta de que esas cualidades no estaban en mí.

Lentamente acomodé mi mochila en el hombro al mismo tiempo que me acordaba que andaba con un par de manzanas de la hora de almuerzo, necesitaba comer algo entre comidas o moría del hambre y las tripas no me dejaban tranquilo haciendo ese sonido que tanto detestaba - ¿Quieres una manzana - le pregunté mirándolo de reojo mientras que ladeaba la mochila para poder abrir la parte de afuera sin sacarla por completo del hombro, saqué las dos redondas frutas de color verde mientras sentía como se me hacía agua la boca, le pase una a Jean para luego morder la mía con ganas ¡Cómo amaba esa fruta!

Alcanzamos a caminar unos cuantos pasos más antes de que el lago se nos hiciera visible y junto a eso el barco - ¡Ahí está! - murmuré para luego darle un nuevo mordico a mi manzana, sin embargo no alcanzamos a dar ningún paso más, pues de la nada apareció una chica llamando a Jean, me giré para poder observar mejor a la mujer que lo llamaba y... ¡DEMONIOS! Estaba seguro que por una milésima de segundo mi rostro demostró el asombro que estaba sintiendo, sin embargo traté de reponerme de inmediato, ¿así que él era la causa por la cual me había pedido que me marchara aquel día en el lago? Sería posible de que Sophie ya tuviera novio esa noche y no me lo hubiese dicho por miedo a como reaccionaría... No, no podía ser... ese día habíamos sido completamente sinceros, estaba seguro de que si hubiese tenido novio me lo hubiese dicho, ¿o no? La intriga me estaba matando por dentro y por primera vez desde que nos conocíamos, realmente esta sintiendo envidia de Jean, las ganas de partirle la cara para que así Sophie no tuviera ojos para nadie más que para mí, me estaba tentando más de lo que estaba dispuesto a admitir.


Stefan Vladislav Dunst



Para triunfar en la vida
no es importante llegar primero,
Sino que saber llegar.
Spoiler:



¡Good boy!
avatar
Stefan V. Dunst
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 189
Puntos de Canje : 39698
Fecha de inscripción : 01/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Jean de Valois el Jue Abr 28, 2011 9:13 am

Algunas veces detestaba que Christopher y yo perteneciéramos a casas diferentes. A pesar de que los dos estuviéramos en el mismo curso, la mayoría de las veces nuestras clases no coincidían o los horarios no nos permitían estar mucho tiempo juntos. Tenía que admitir que lo extrañaba al muy cabrón, pero ya habría tiempo suficiente para salir los dos de parranda o lo que fuera.

Una sonrisa se dibujaba en mis labios cuando salía de la biblioteca, siempre que pensaba en las borracheras que nos poníamos juntos no podía evitar que mis labios se curvaran en una sonrisa, y hasta a veces era imposible no soltar un risa. Miré mi reloj de pulsera y las manecillas estaban quieta, y digo que no se movían puesto que sólo tenía dos agujas, la de los minutos y la de las horas claro. Entre mi caminar pasaba de vez en cuando frente a algunas ventanas que dejaban entrar los rayos de un sol ya cansado y con mi braceo al caminar, estos chocaban con mi reloj, reflejando la luz en las paredes de piedra. La luz era blanca puesto que el reloj era de oro blanco, un regalo de mi madre hace ya un par de años.

Había quedado con Stefan en dar un paseo por los terrenos del colegio. Su compañía me era agradable, no era un mal chico y hasta donde sabía, que era realmente poco, no tenía ningún tipo de prejuicios en cuanto a la condición de sangre de los magos. Claro que no ese no era el único motivo por el cual me agradaba, me gustaba escuchar esa erre tan marcada, me daba gracia y me recordaba a las erre guturales comunes en los franceses que en algunas ocasiones se me salían; el gusto por la música, aunque Stefan tocara la guitarra y yo el piano. En pocas palabras, era un buen chico. Sólo esperaba que Chris no se pusiera celoso de él.

Terminé de bajar las escaleras movedizas, doblé un recoveco y después más escaleras. Stefan ya estaba esperando, recargado en un muro y con la vista en no sé donde. Me acerqué hasta él y pasé un libro que tenía en la mano derecha a la izquierda, lo sujeté de manera firme puesto que estaba demasiado grueso. –Stefan– le dije dándole un pequeño golpe en su hombro izquierdo. –Espero que no hayas estado rato esperando, tenía que copiar algunas cosas– le dije moviendo el gran libro. Nos quedamos un rato charlando en ese lugar y después me preguntó que si gustaba ir al gran barco que flotaba estático sobre la inmensa superficie del lago. Obviamente le dije que sí, y de una manera un tanto entusiasta.

Salimos del castillo y el viento todavía un poco cálido me golpeó, se sentía agradable pero al mismo tiempo sentí un poco de enojo, quizás fastidio. No sabía la razón pero tenía una teoría, pero solamente sería aceptada si ella estaba cerca y la verdad es que no la veía por ningún lado. Caminamos hablando de cosas superficiales, nada profundo. Las clases, cómo era por dentro el barco de Durmstrang y cosas así, nada que tuviera demasiada importancia. Quizás nuestras charlas no eran tan personales debido a que no nos conocíamos bien todavía. No sabía muchas cosas de él, no sabía de casi nada de su pasado ni de su presente en cuanto a su relación con otras personas.

Los altos mástiles del barco se podían ver ya, la vela izada en lo alto pero nada más. Caminamos todavía un poco más y me ofreció una manzana, aceptándola con gusto. Antes de darle una mordida la llevé a mi rostro para olearla y percibir su suave aroma. La mordí, disfrutando primeramente de ese sonido que se produce al morder una manzana, después disfrutar del ligero sabor ácido puesto que se traba de una manzana verde. Tragué y volví a sentirme inquieto, molesto y con ganas de patearle el trasero a alguien.

Fruncí el ceño molesto, comiendo mi manzana y agradeciendo que Stefan estuviera haciendo lo mismo, pues seguramente le hubiera contestado con un cierto tono cargado de hostilidad. Caminamos más y cuando el barco se hizo visible por completo él lo anuncio, como si no tuviera ojos para verlo por mi cuenta. ”Basta de la agresividad Jean” pensé desviando mi mirada hacia otro lado, topándome finalmente con la causante de mi repentino mal humor. Sophie se dio cuenta de mi presencia y me llamó, sonreí de manera sincera y con gusto, me encantaba Sophie, la amaba y estar junto a ella era de lo mejor.

Ven– le dije a Stefan para que me siguiera, le tendría que presentar a mi hermana. –Sophie… Él es Stefan Vlasdislav Dunst. Durmstrang. Ya te he hablando un poco de él.– me puse a un lado de mi hermana y ahora tocaba presentarle a mi hermana a él. –Stefan, ella es Sophie, mi hermana melliza




Última edición por Jean de Valois el Jue Mayo 19, 2011 12:48 am, editado 1 vez






Spoiler:
avatar
Jean de Valois
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 106
Puntos de Canje : 37624
Fecha de inscripción : 22/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Sophie de Valois el Vie Abr 29, 2011 4:09 pm

Seguía lanzando piedras al lago mientras pensaba en miles de forma de deshacer esa amistad sin que mi hermano se diera cuenta, no me gustaba que Jean viera mi lado menos agradable, por eso siempre que hacia cosas que él no haría, lo hacía tras las sombras. Suspiré nuevamente frustrada, porque sabía, muy en el fondo, que no haría nada para alejarlo de sus amigos si eso le lastimaba. Yo podía lastimar a quien sea sin la menor duda, pero a mi mellizo…la simple idea de hacerle algún mal me hacia odiarme a mí misma. Cielos, él era mi única y gran debilidad. Miré al cielo enojada “¿Por qué tenías que darme un mellizo sin el cual simplemente no podría vivir?” pensé culpando a un ser invisible y me sentí algo loca con eso, pero sin dejar de pensar en lo de antes.

Estuve por varios minutos mirando en dirección al barco de los chicos de Durmstrang, preguntándome si mi único amigo perteneciente a esa casa, conocía al dueño de mis nuevos tormentos. Cuando viera a Dimitri averiguaría algunas cosas con él. “Qué diablos te pasa Sophie! No se supone que sea normal en ti prestarle tanta atención a un tipo a quien ni conoces” pensé lanzando sin demasiada fuerza una piedrita justo en dirección al barco, como si con eso la lanzara a la cabeza de ese tal Dunst que estaba logrando, sin saberlo él, mis nuevos dolores de cabeza.

Comencé a sentirme algo alegre sin razón alguna y solo entonces me imaginé que Jean estaba cerca, así que decidí dejar mi mal humor de lado y buscarlo. Di unos cuantos pasos mirando para todos lados, hasta que a lo lejos pude verlo y parecía caminar en dirección al dichoso barco y no iba solo y solo un nombre se vino a mi mente – Dunst – susurré frunciendo el ceño pero decidiendo que no debía comportarme mal frente a mi hermano, así que me apresuré en alcanzarlos - ¡¡Jean!! – grité, aunque no muy fuerte, para que me viera y dejara de caminar.

En cuanto llegué a su lado lo tome del brazo y besé sus mejillas, sin mirar siquiera a su acompañante – Te estaba buscando hace un rato – le puse uno de mis fingidos pucheros y luego le sonreí, a pesar de todo, siempre me hacía feliz el estar con mi mellizo. Odiaba mostrar mi lado amigable frente a todos, pero cuando se trataba de Jean, no me importaba que todos vieran que era la persona más importante en mi vida. Pero mi alegría se vio apagada cuando recordé que no estábamos solos. Entonces Jean me presentó a su nuevo amigo y procuré no mostrar mi desagrado. Aunque no fue desagrado lo que sentí al verlo, si no una enorme sorpresa al ver quién era ese amigo que tantos dolores de cabeza me estaba causando.

No podía ser cierto, era Stefan, mi Stefan *Un segundo, él no es mi Stefan* pensé y traté de mantener mi expresión calmada y así no notara como de atontada me había quedado al verlo junto a mi hermano. Por Merlín, habiendo tantos chicos nuevos aquí, mi hermano tenía que hacerse amigo justo de aquel chico que no me había dejado dormir tranquila desde hace un tiempo, apareciendo en mis sueños y convirtiéndolos en un tormento – Si que me hablaste de él – alcé una ceja y mostré una muy ligera sonrisa que en ese momento no sentía. Pero habíamos quedado en hacer como si no nos conociéramos, yo misma le había pedido que se olvidara que yo existía, así que debía seguir con lo mismo. Me acerqué a él y besé sus mejillas con delicadeza, algo que ya era costumbre en mi y algo muy típico en los franceses – Stefan Dunst – murmuré luego, aun frente a él y mirándolo fijamente. Que tonta había sido, cuando Jean me hablaba de él, jamás le presté atención a su nombre, hasta el día de hoy lo mas que recordaba era su apellido. Si al menos antes me hubiera dado cuenta que eran la misma persona, hubiese evitado este encuentro a como diera lugar – Soy Sophie, aunque eso ya te lo acaba de decir mi hermano – que difícil sería todo desde este momento. Me había esforzado tanto para que no nos volviéramos a ver, pero ahora sería inevitable, era amigo de mi hermano y eso solo aseguraba que me lo encontraría a cada momento ¿Cómo iba a tratar de olvidarlo ahora? ¿Cómo diablos iba a lograr sacar ese beso que ahora era mi tormento? *Stefan…* pensé, mientras trataba de reprimir ese maldito deseo que llevaba ocultando desde el momento en que se alejó aquella noche en el lago. Si tan solo Jean no estuviera ahí presente, seguramente hubiera perdido mi autocontrol y abría mandado todo al demonio, lanzándome a los brazos de Stefan y reanudando ese beso que jamás debió acabar.



Última edición por Sophie de Valois el Miér Mayo 18, 2011 2:14 pm, editado 2 veces
avatar
Sophie de Valois
BEAUXBATONS
BEAUXBATONS

Mensajes : 205
Puntos de Canje : 39758
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Stefan V. Dunst el Sáb Abr 30, 2011 5:30 am

Mis ojos siguieron fijamente en Sophie sin preocuparme de lo que pudiera pensar Jean al mirar a su novia de esa manera, realmente no me podía creer que estuviera comprometida ¡Pero claro! Sabía que había sido demasiado iluso pensar que una muchacha como ella no tuviera a un hombre a su lado, de ser así mi suerte hubiese sido demasiada, algo que normalmente no estaba de mi lado. Carraspeé un momento para que se dieran cuenta que también estaba en el lugar y no sólo era Jean, quería ver su rostro cuando me viera allí y por sobre todo cuando se enterara de que era amigo del hombre que ahora se interpondría entre nosotros. Luego de que carraspeara Jean no tardó en presentarnos ¡JA! Cómo si ya no nos conociéramos, estuve a punto de lanzar un comentario mordaz que le diera a entender que ella y yo nos conocíamos bastante bien, sin embargo sus siguientes palabras me retuvieron, Sophie era la melliza de Jean... ¡SU MELLIZA! OH demonios.. no sabía si eso era mejor o peor que la situación anterior... maldita fuera mi suerte.

Dejé que ambos amblaran sin interrumpirlos, la verdad era que no podía hacerlo, mientras sus palabras se dirigían a mí pude sentir como el último trozo de manzana pasaba mi garganta dejando mi boca completamente libre para lo que deseara hacer. Erguí mi porte a todo lo que daba cuando se acercó a mi para besar ambas de mis mejillas inhalando su perfume sin que pudiera evitarlo, estuve tentado a cerrar los ojos para que el olor no sólo se quedara grabado en mis fosas nasales, sino que también en mi cerebro, pero estando Jean al lado era demasiado arriesgado, ¿qué mierda me pasaba con las hermanas de mis amigos? Primero Lua, la hermana de Z y ahora Sophie, debía ser algo en mi ADN, tenía que serlo. En cuando sus labios se posaron en mi rostro recordé la forma en que nuestras bocas se habían unido en el lago con tanto frenesí y apreté mis parpados para intentar borrar todo rastro de aquella noche, ya no quería recordar...

En el instante en el que se separó de mi cuerpo comencé a extrañarla, algo raro... demasiado extraño en mí, pero inevitable, desde que la había visto por primera vez se había ganado una espacio en mi mente demasiado grande como para quitarla de un momento a otro, a decir verdad llevaba estas dos semanas tratando buscándola discretamente para ver si nos topábamos de forma casual y así pudiéramos hablar de lo que pasó en el lago, pero la pequeña era más difícil de encontrar de lo que había pensado. Una sonrisa se curvó en mis labios cuando pronunció mi voz y estuve tentado a morderme el labio por lo sexy que sonaba pronunciado por sus labios, al parecer Sophie no quería que su hermano supiera que nos conocíamos de antemano lo que era perfecto para mí, debía decir que había algo sensualmente erótico en la situación "¡Demonios Stefan, Contrólate! Jean está presente" Aún con mi cuerpo erguido dejé que la sonrisa de mi rostro desapareciera, ella me había mostrado el típico saludo francés, yo le enseñaría como un hombre saludaba a una hermosa mujer en Rusia - Sophie - susurré poniendo mis manos de forma recta a cada lado de mi cuerpo para luego hacer una ligera reverencia, sabía que cuando nos encontráramos a solas se reiría de mí en mi cara, pero debía seguir con el personaje frente a mi amigo - Es un placer conocerte - avancé un paso para tomar su delicada mano y, con una nueva reverencia, besé el dorso de la misma sin dejar de mirarla a los ojos, era anticuado, lo sabía, pero así era yo, para mí la época antigua era la mejor de todas y lo seguiría siendo pues en ese entonces el respeto hacia la mujer existía y los matrimonios eran duraderos, también se llevaba acabo la diversión, pero con discreción, una palabra que en esta época era casi irreconocible.

Solté su mano con desgana sin dejar mirarla hasta que caí en la cuenta que Jean seguía ahí, carraspeé levemente y me alejé de la chica para poder mirar a mi amigo con una sonrisa inocente, esperaba que no se enojara por mi atrevimiento hacia su hermana - Tenías a tu hermana bien oculta, Jean - comente sin dejar de sonreír, aunque entendía muy bien el por qué, ya imaginaba cuantos miles de hombres debían cortejarla, partiendo por mí... - ¿Tienen temas que discutir? - pregunté algo preocupado, ya que ahora que recordaba Sophie había aparecido de la nada - Si quieren los dejo para que conversen tranquilos - los miré a ambos de forma intercalada, no quería molestar, entendía que Jean no me hubiese contado de su familia, mal que mal yo tampoco había mencionado a la mía, así que estábamos a mano, aunque tampoco me quería ir... el sólo saber que podía ver a Sophie un par de minutos más era suficiente para estar alegre todo el resto de la puta tarde.


Stefan Vladislav Dunst



Para triunfar en la vida
no es importante llegar primero,
Sino que saber llegar.
Spoiler:



¡Good boy!
avatar
Stefan V. Dunst
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 189
Puntos de Canje : 39698
Fecha de inscripción : 01/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Jean de Valois el Miér Mayo 18, 2011 6:35 pm

En cada beso que ella depositó en cada una de mis mejillas, yo cerraba los ojos y disfrutaba de la calidez de sus labios sobre mi piel. Mis manos se fueron por puro instinto a su cintura, sujetándola para no querer dejarla ir y tratar de darle un abrazo. Nos separamos y justo después de haberle presentado a Dunst empecé a sentir sentimientos de dualidad, como si estuviera entre una discusión conmigo mismo. Miré a Sophie con algo de extrañeza peor no pude ver algo en su rostro que me dijera que era ella quien se sentía de esa manera.

Venga, sabía perfectamente cuando no eran mis sentimientos sino los de Sophie, toda mi vida con esta conexión me habían hecho aprender a diferenciar los propios de los de ella. Aunque tenía que confesar que algunas veces me tomaban por sorpresa, y esta no fue la excepción –Stefan…– dije sin pensar y cuando lo hice ya era tarde –Nada– dije de forma rápida y mirando a mi hermana de manera sospechosa.

A lo largo de los años habíamos aprendido que eran los pensamientos de deseo, pasión, odio, tristeza y alegría los que más rápido nos transmitíamos, sin contar que también eran los más intensos. Como si mi cuerpo tuviera hilos en cada extremidad volteé hacia Stefan y lo miré fijamente. Mis ojos se fueron a sus labios que ahora se me hacían totalmente apetecibles, quería besarlo hasta que nos cansáramos, pero simplemente no me atrevía pues algo me decía que no era posible.

La voz de Stefan me sacó de mi trance y arrugué el ceño apenas me di cuenta de mis impulsos de hace unos momentos. Definitivamente había algo entre los dos, o simplemente era que mi melliza se había interesado en él. Cual fuese la opción correcta ninguna sería lo suficientemente buena para mí, pues no quería que se metiera con Stefan. Puede que no tuviera un buen motivo que justificara mi respuesta, pero simplemente no lo quería.

Cuando el Durmstragn besó la mano de Sophie pude sentir como algunos nervios recorrían mi espalda en escalofríos, como si ese beso en el dorso de su mano hubiera significado algo para mi. –Claro Stefan– sonreí apenas –No me gusta…– lo miré –…que se junte con cualquier chico– me encogí de hombros rodando los ojos.

Volteé a Sophie y le sonreí –Estábamos por ir al interior del barco– le dije viendo el objeto apenas un segundo, con algo de emoción en mi tono de voz –No Stefan– dije sin dejar de sonreír –Puedes quedarte si gustas– miré a Sophie para ver si hacía algún gesto de desaprobación –¿O prefieres que se vaya Soph?– le pregunté.


OFF: Pobres de ustedes si empiezan con los post del tamaño de Asia y África juntas ¬¬






Spoiler:
avatar
Jean de Valois
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 106
Puntos de Canje : 37624
Fecha de inscripción : 22/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Sophie de Valois el Jue Mayo 26, 2011 6:04 pm

No podía dejar de mirarlo luego de saludarlo, anhelaba con desespero sus labios y moría porque volviera a estrecharme entre sus brazos. ¿Cómo podía ser así de pequeño el mundo? ¿Cómo era posible que mi mellizo y Stefan fueran amigos? Solo mi mala suerte podía jugarme una mala pasada como esta. Casi pude saborear su aliento y sus labios cuando mencionó mi nombre con ese acento suyo que no había podido sacar de mi cabeza. Quería que dijera mi nombre una y otra vez, que lo susurrara a mi oído, si, eso sería perfecto…y algo más para agregar a mis tormentosos sueños *¡¡Por Merlín Sophie!! Prometiste dejar de pensar en Stefan, te prometiste a ti misma olvidar ese encuentro* pensé para mis adentros justo en el momento en que se inclinaba levemente en una ligera reverencia.

Me causó algo de gracia ver aquel saludo tan caballeroso y típico de Rusia, pero solo porque la primera vez me había saludado de una forma muy diferente a esta. ¿A qué se debía este cambio? Seguramente a la presencia de mi hermano. Iba a decirle que el placer era definitivamente mío, pero no me dio tiempo a hablar porque de pronto tomó mi mano entre la suya y volvió a inclinarse un poco para posar sus labios ahí. Lo miré tan intensamente que cualquiera se hubiera dado cuenta de lo mucho que deseaba a este chico. Sentir sus labios rozando el dorso de mi mano fue…el cielo, o algo parecido había sentido, muy a mi pesar, claro. Cualquiera lo hubiera visto como un muy común saludo, pero era Stefan y yo lo deseaba tanto que ese pequeño beso en mi mano era perfecto. Inconscientemente una pequeña sonrisa apareció en mis labios por aquel contacto pero desapareció rápidamente cuando comenzó a alejarse. Di un pequeño apretón a su mano antes de que me soltara, esperando que notara que lo necesitaba. Sabía que debía dejar las cosas como habían quedado, dejar que se olvidara de mí y yo de él, pero verlo en este momento me dificultaba absolutamente todo. Solté un disimulado suspiro cuando terminó por alejarse y luego miré a mi hermano.

Me fijé que mi Jean nos observaba de una manera extraña y solo entonces recordé la conexión. Mientras ellos cruzaron un par de palabras traté de pensar en una forma de disimular mis intensas emociones, pero sabía que ya era tarde. Miré en otra dirección, evitando mirarlos a los dos. Cielos, yo no quería que Jean supiera lo mucho que deseaba a su amigo, que moría por besarlo y que de hecho ya había ocurrido. Mi atención volvió a centrarse en ellos cuando escuché a Stefan, *¡NO!* pensé, no quería que se fuera, solo pedía unos minutos más con él, era todo lo que pedía este día, no había nada de malo en ello ¿o sí? – No, no me molesta que se quede – respondí con mi normal poco expresivo tono de voz – incluso hasta me da algo de curiosidad conocer el barco con ustedes – sonreí un poco y luego miré a mi hermano, deseando que por alguna extraña razón, no hubiera notado mis emociones. *Si claro, no tienes tanta suerte, Sophie* pensé algo preocupada - Y sirve para conocer al nuevo amigo de mi hermano también - alce una ceja y miré a Stefan, con una ligera sonrisa.



OFF: no te preocupes xD estoy en mi semana de escribir mini post xD
avatar
Sophie de Valois
BEAUXBATONS
BEAUXBATONS

Mensajes : 205
Puntos de Canje : 39758
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Stefan V. Dunst el Vie Mayo 27, 2011 6:24 am

Mi mirada estaba clavada en Sophie hasta que Jean mencionó mi nombre, lo miré alzando mis cejas de inmediato preguntando con el gesto que era lo que quería tratando de disimular las sensaciones que su hermana me provocaba, pero la forma en la que me miró hizo que mi mente dejara de pensar en Sophie por unos momentos y me enfocara sólo en el mellizo, ¿era idea mía o me estaba mirando extraño? Fruncí mi ceño negando con la cabeza para espantar esos pensamientos de mi mente, era imposible que hubiese visto excitación y emoción en los ojos de Jean ¡Por Dios Santo! Él no era Gay, estaba interesado en Molly ¿no? ¿O es que acaso ese tal “Chris” era realmente su pareja? “¡Ya basta, Stefan! Tranquilízate” me reprendí para seguir con la conversación como si nada hubiera pasad – Okey – solté de forma confusa sin poderlo evitar, puede que yo me estuviera sugestionando con respecto a la sexualidad de Jean, pero de que había algo raro en la situación, lo había.

Ah, entiendo – comenté, no sólo lo entendía, sino que también lo apoyaba, no quería que Sophie se relacionara con nadie más que conmigo aunque eso provocara que Jean la mantuviera alejada incluso de mí, yo me las podía ingeniar para verla porque me interesaba más de lo que me preocupaba tener un problema con Jean… la francesa en poco tiempo había hecho que mi mundo completo diera vueltas. Estuve a punto de soltar un grito de negación ante las palabras de Jean, ahora que la había visto no quería que se fuera por nada del mundo ¡Demonios! Había pasado dos semanas buscándola por todo ese puto colegio como para ahora desperdiciar los pocos minutos que tenía junto a ella – la verdad es que a mí tampoco me molesta – le sonreí a ambos tratando de parecer lo más natural posible aunque por dentro sólo quisiera tomar a Sophie entre mis brazos y escapar con ella dejando a Jean solo.

Alcé ambas de mis cejas ante el último comentario de Sophie ¿eso era un indirecta directa? ¡Necesitaba un manual de instrucciones con las mujeres cuanto antes! Miré a Jean de soslayo algo nervioso y curioso aún por sus extrañas miradas para luego dirigirme a Sophie con total naturalidad, me sentía mal al estarle mintiendo a Jean actuando como si no conociera a Sophie en lo absoluto, pero tampoco quería incomodarla a ella, así que no era mucho lo que podía hacer – Perfecto – sonreí para ambos – Yo también tengo ganas de aumentar mis conocimientos sobre ti – la penetré con la mirada, mi suerte no podía ser mejor.


Off: jajajá mini post okey, okey.


Stefan Vladislav Dunst



Para triunfar en la vida
no es importante llegar primero,
Sino que saber llegar.
Spoiler:



¡Good boy!
avatar
Stefan V. Dunst
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 189
Puntos de Canje : 39698
Fecha de inscripción : 01/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer encuentro (Jean de Valois ~ Stefan Dunst

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.